Sistemas participativos de garantía para hacer accesibles los mercados agroecológicos: aprender para avanzar

 

Agroecology fund/Stories 11 abril 2024,: En la sabana tropical con mayor biodiversidad del mundo, el Cerrado brasileño, por décadas las comunidades tradicionales e indígenas han estado cosechando una vaina de frijol llamada faveira para venderla en los mercados. Pero las familias locales ganaban muy poco dinero por sus cosechas debido a los bajos rendimientos y la baja calidad de sus productos. Pero en la década de 2000, una asociación de agroecología que trabaja para fortalecer las comunidades tradicionales y conservar la sociobiodiversidad, el Centro de Desarrollo Agroecológico del Cerrado (CEDAC), comenzó a trabajar con pequeños agricultores para desarrollar prácticas sostenibles de manejo.

El CEDAC realizó una evaluación y propuso un plan de manejo que enfatiza la recolección sostenible de frutos, la eliminación del trabajo infantil, la igualdad de derechos de las mujeres en el establecimiento y fijación de precios y dejar de utilizar la quema de tierras, dijo Alessandra Karla da Silva, coordinadora del CEDAC. “Comenzamos con monitoreo participativo en el año 2002 con dos especies nativas y 300 familias, con el objetivo de generar trabajo colectivo para la sustentabilidad de los pueblos locales”.

El protocolo de manejo del CEDAC evolucionó hasta convertirse en un Sistema Participativo de Garantía (SPG), un sistema local de garantía de calidad, diseñado para poner al acceso de todos alimentos orgánicos y saludables. La certificación de terceros, puede resultar costosa tanto para los pequeños agricultores como para los consumidores. Los SPG son una alternativa.

Para 2012, CEDAC había creado una red de SPG que abarcaba a 7.000 familias, basándose en su protocolo de manejo sostenible. El Ministerio de Agricultura aceptó el programa de certificación colaborativa del CEDAC, que permite a las familias vender sus productos con el sello orgánico de Brasil.

“Los sistemas de garantía participativos, además de garantizar la calidad con un sello, generan sistemas de conocimiento local y empoderan a la población local para tomar el control de información sobre métodos que les resultan fundamentales para mejorar su calidad de vida, dijo Laércio Meirelles, agrónomo, agroecólogo y facilitador del Foro Latinoamericano de SPG.

Foto: Centro de Desarrollo Agroecológico del Cerrado (CEDAC)


La idea principal es crear “un mercado de alimentos orgánicos democrático e incluyente” que sea accesible y asequible para todos, incluidos los pequeños agricultores familiares y las poblaciones urbanas de bajos ingresos de todo el mundo, continuó Meirelles. "No nos sentimos cómodos con la idea de producir alimentos saludables para la élite". 

Meirelles, Karla da Silva y seis socios apoyados por el Fondo de Agroecología se reunieron para discutir sus enfoques sobre SPG en un Seminario web del Fondo de Agroecología moderado por la Asesora del Fondo de Agroecología, Georgina Catacora-Vargas, al que asistieron cerca de 600 personas de 88 países y fue traducido al inglés, francés, español y portugués. El seminario web fue el primero de la serie sobre Economías Agroecológicas que continuará durante todo el año 2024. La conversación se centró en las experiencias de base con SPG como una forma de fortalecer el acceso a los mercados y la confianza entre consumidores y productores. Los participantes describieron los SPG con diferentes estructuras y normas dependiendo de las necesidades y circunstancias de las comunidades locales.

“Lo que ahora se conoce como SPG comenzó mucho antes en el movimiento agroecológico como una forma de resistir sistemas de auditoría internacionales costosos y unilaterales que eran ajenos a las realidades locales. En ese momento lo llamamos certificación participativa, que colocaba a las familias campesinas al frente del proceso. Más que una herramienta económica, uno de los principios fundamentales del SPG es construir relaciones de confianza e intercambio de conocimientos, involucrando a productores y consumidores”.
Ángela Cordeiro, Codirectora, Fondo de Agroecología

Primero, ¿cómo se pone en marcha el SPG?

Jayakumar Chelaton, fundador de Confianza Thanal en India, dijo que establecer un SPG “no es un proceso complicado”.  

"Se requiere de mucha participación y gente que asuma el liderazgo, se una, haga trabajo colectivo y también negocie de forma colectiva para conseguir acceso a los mercados y mejores precios".

En el sistema de la India, que fue iniciado por una organización de la sociedad civil pero que ahora está dirigido por el gobierno regional, se necesita un mínimo de cinco agricultores para formar un grupo, dijo. El grupo firma un compromiso formal de agricultura orgánica y se reúne para determinar su estructura y procesos. El gobierno capacita al grupo en técnicas de producción orgánica y carga los datos de registro en una plataforma digital. “Una vez completado el registro, el grupo de agricultores puede trabajar por su cuenta. Si no tienen la capacidad, el Consejo Regional puede ayudarlos," dijo Chelatón.

Se realizan evaluaciones por pares tres veces al año para cualquier temporada de cultivo y, si todo es satisfactorio, el grupo obtiene el certificado. Los grupos deben reunirse cada semana o dos o tres veces al mes, y a cada reunión debe asistir al menos el 50 por ciento de las personas. “Nos estamos asegurando de que haya una gran participación en la toma de decisiones democráticas en el grupo," dijo Chelatón.

Rashida Kabanda, asistente de programa en el Foro de Pequeños Agricultores de África Oriental y Meridional (ESAFF), que es el movimiento de defensa de derechos de los pequeños agricultores más grande de Uganda, con más de 300,000 pequeños agricultores, describió un proceso similar. "Por lo general, se reúnen entre quince y veinte personas para formar un SPG, aprender cómo funcionará y registrarse en ESAFF Uganda, dijo. Luego, el grupo trabaja para diseñar una visión compartida después de discutir la situación ambiental, política y económica del grupo."

“Creciendo juntos: el viaje hacia los sistemas participativos de garantía (SPG)”, producido por ESAFF Uganda (en inglés)

“Todo el grupo debe estar de acuerdo en que buscan mercados orgánicos comunes, pero el SPG es para todos en el grupo. Y luego, desarrollan normas sobre cómo funcionará el SPG” y cómo lo gobernarán, dijo Kabanda. Los miembros del grupo se comprometen a seguir los estándares del grupo y reunirse periódicamente para implementar su plan. 

"Se hacen un seguimiento entre sí para saber que cada uno de ellos produce productos orgánicos", dijo Kabanda. ESAFF Uganda proporciona certificados y sellos orgánicos y creó una guía de recursos para cualquier agricultor interesado en formar un SPG.

Diferentes modelos de SPG

Los programas SPG comparten los objetivos de ampliar el uso sostenible de la tierra, ayudar a los agricultores a encontrar mercados y educar a los consumidores, pero pueden servir a diferentes comunidades, desde agricultores y recolectores rurales hasta comunidades urbanas y bancos de semillas.  

En Bolivia, la Fundación AGRECOL Andes trabaja tanto con agricultores rurales como con granjas urbanas, dijo Alberto Cárdenas, quien coordina el programa Metropolitano. “Desafortunadamente, la mancha urbana alrededor de las ciudades ha estado contaminando las áreas agrícolas, por eso estamos implementando un programa metropolitano para abordar este problema. Pueden ser huertas, invernaderos, jardinería biointensiva… cualquier otro método de producción agroecológico”.

Mientras tanto, Semilla Nativa Colombia creó un proceso participativo para garantizar que las semillas se produzcan bajo mecanismos agroecológicos, estén libres de transgénicos y derechos de autor, y sean adaptables a las condiciones locales. El grupo apoya el SPG a través de escuelas regionales de custodia de semillas. Investigadores, agricultores y promotores trabajan juntos en la implementación y expansión de los SPG y también en el desarrollo de capacidades técnicas para resolver problemas productivos, especialmente relacionados con las nuevas dinámicas climáticas y la regulación gubernamental, dijo Carol Rojas Vargas, ecologista, cuidadora de semillas y fundadora de Semilla Nativa. 

“Con el sistema garantizamos que las semillas sean producidas por las familias que son custodios de las semillas y que sean guardadas en estas comunidades, casas de semillas y por los agricultores locales”.

Foto: Semilla Nativa Colombia

De manera similar, la Red de cuidadores de semillas de Dyikan Muras en Kirguistán desarrolló un SPG para semillas orgánicas para revitalizar la producción de hortalizas nativas, dijo Aida Jamangulova, directora de la Agencia para Iniciativas de Desarrollo en Kirguistán. La red se esfuerza por mejorar la calidad de las semillas y educar a los consumidores sobre las semillas de hortalizas producidas localmente. 

"Las semillas tienden a no ser tan buenas como las semillas importadas", afirma Jamangulova. “Otro desafío es la falta de conocimientos sobre la producción de semillas, especialmente entre las pequeñas agricultoras, que constituyen la mayoría de los 700 miembros del SPG”.  

En 2015, comenzaron a capacitar a mujeres agricultoras en escuelas agroecológicas y a cultivar parcelas de semillas. Los agricultores no pueden vender semillas nativas, pero pueden compartirlas y comercializar el producto agrícola que proviene de las semillas orgánicas.  

El grupo implementó un SPG después de ver el sistema de la India, dijo Jamangulova. Desarrollaron directrices de SPG que cubren suelo, biodiversidad, riego, malezas, plagas, enfermedades y otros temas y crearon un Comité de SPG, que incluye tres agricultores, un consumidor y un agrónomo. Los agricultores son evaluados por el comité. 

“Nos gusta el enfoque participativo”, afirmó Jamangulova, que ahora está trabajando en una legislación para que el gobierno reconozca las semillas del SPG.
 

Reconocimiento gubernamental

La ley brasileña reconoce el SPG, que ha ayudado a CEDAC a ampliar su alcance, aunque no es crucial para su expansión. Cerca de 1,000 comunidades agrícolas, repartidas en 5,000 hectáreas de agricultura orgánica y 875,000 hectáreas de cosecha sostenible en la ecorregión del Cerrado de Brasil, han desarrollado SPGs utilizando los sellos y alcances de certificación del CEDAC para la equidad de género y la agroecología, que ahora cubren 173 especies nativas y 100 especies de productos forestales. Algunos de esos SPGs incluso son aceptados en los mercados internacionales, afirmó Karla da Silva.  

De manera similar, la asociación con el gobierno de Kerala ayudó al SPG de la India a ampliar su alcance diez veces, ganar la confianza de los consumidores y a abordar otros desafíos, dijo Chelaton. “Siempre estuvo la cuestión de la financiación, la cuestión de la aceptación por parte de la agencia gubernamental que implementa la Ley de Seguridad Alimentaria y cómo convencer a las autoridades sanitarias de que somos agricultura orgánica, cuál es nuestro programa y cómo lo hacemos”.


La Fundación AGRECOL Andes, en colaboración con las autoridades locales, utiliza dos sellos para la producción ecológica con los 68 grupos SPG de su red. Además, los grupos de SPG venden directamente a los gobiernos locales, como desayunos escolares, y firman acuerdos con los gobiernos municipales para organizar ferias locales de agroecología, dijo Cárdenas.

En Ecuador, el Colectivo Agroecológico ha constatado que “integrar autoridades gubernamentales locales así como escuelas o instituciones académicas” al SPG ayuda a garantizar una mayor sostenibilidad, afirmó Roberto Gortaire Amézcua, fundador y miembro del Consejo Asesor del Colectivo.  Además, “las ordenanzas locales o los marcos legales que se han implementado permiten a los gobiernos y ministerios locales invertir en las ciudades y la voluntad política local”, ayudan a que los SPG tengan éxito, dijo. 

Si bien el apoyo del gobierno puede ayudar a los grupos a ampliar su alcance, no siempre es deseado porque el reconocimiento del gobierno conlleva compensaciones, advirtió Mierelles. “Es importante obtener el reconocimiento estatal sin perder de vista el principio de simplicidad”, afirmó para el SPG. "Necesitamos simplicidad para que todos lo entiendan"

Los reguladores “exigen que se completen formularios basados ​​en las normas socioculturales de esos burócratas en contraposición a los pueblos y comunidades que trabajan con estos productos orgánicos”, continuó.

De hecho, el CEDAC enfrenta varios desafíos, incluido lograr el reconocimiento legal de las propiedades de los pueblos tradicionales en los sistemas informáticos gubernamentales para productos no maderables, así como lograr la aceptación de las comunicaciones orales en el registro de SPG.


Obtener reconocimiento social

Para Meirelles, el reconocimiento social es más importante que el reconocimiento legal. “Necesitamos crear una estrategia de comunicación con la sociedad, de comunicación con la gente, para que reconozcan el esfuerzo que estamos haciendo para generar alimentos de calidad y el esfuerzo que estamos haciendo para asegurar la calidad de esos productos”.

Pero conseguir ese reconocimiento social puede resultar difícil, afirmó Kabanda. "Encontrar mercados puede ser difícil, por lo que a veces los agricultores terminan vendiendo al mismo precio que otros que no están en el SPG", dijo. "Hacen análisis de marketing, cómo encontrarán sus mercados por sí mismos y cómo los convencerán para que compren sus productos orgánicos". 

La Fundación AGRECOL Andes trabaja para ganar aceptación social a través de circuitos de mercado corto y largo, dijo Cárdenas. Eso incluye venta directa local, venta casa a casa, grupo de Whatsapp, tiendas, tiendas de móviles, ferias y mercados en zonas urbanas y rurales. También firman convenios con gobiernos municipales. 

“Hay buena producción agroecológica. El SPG es cada vez más reconocido”, afirmó. "También trabajamos muy estrechamente con los consumidores, porque ellos deben participar en el SPG". Las actividades incluyen degustaciones que ayudan a educar a la gente sobre la producción agroecológica y ayudan a los consumidores a comprender los problemas de la población rural. 

“Se puede romper el mito de que los productos agroecológicos son más caros y ayudar a los agricultores a generar sus propios ingresos”. dijo Cárdenas.
 

 

—-------------
Puedes acceder a la grabación completa en varios idiomas. aquí. El próximo seminario web de nuestra serie Economías Agroecológicas, Cómo financiar una transición a la agroecología, tendrá lugar el 30 de mayo de 2024. Suscribete a nuestro boletín para ser el primero en saber cuándo comienza el registro.


Sobre los presentadores:

Otras fuentes:


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Terminó con éxito el primer módulo del Diplomado de Empresas Forestales de Economía Social

Pobladores de San Juan Atzingo toman la carretera para detener la destrucción del Bosque de Agua